Muchas de nuestras prendas de punto están confeccionadas con lana Cashmere. ¿Conoces las maravillosas propiedades de este tejido para tu bienestar y por qué es tan beneficioso para tu salud?

Desde pequeños nos enseñan que la lana es un tejido muy inteligente porque protege tanto del frío como del calor, pero hay muchas propiedades beneficiosas que quizás no conocías. Para empezar, es renovable y biodegradable, y su manipulación es respetuosa con el medio ambiente. La lana protege contra los rayos UV y es capaz de absorber hasta un 30% de su propio peso en agua, lo que la convierte en el tejido ideal para absorber la transpiración sin sentirse húmeda o pegajosa. El aire que queda atrapado en el hilo de lana te mantiene caliente en invierno.

La lana regula tu temperatura corporal, pero también permite que tu piel respire en épocas más cálidas. Una fibra tremendamente resistente y elástica, que puede durar años sin perder su forma original ni sus propiedades. Dependiendo de su origen, es decir, del animal del que proviene, encontramos distintos tipos de lana. Tenemos lana común que viene del cordero, el mohair que se obtiene de las cabras de angora, la lana de pelo de camello, la lana de alpaca… Pero hoy vamos a centrarnos en una de nuestras favoritas: el cashmere. 

Image without a name
Image without a name


¿Por qué el cashmere es tan especial?

La actriz Kim Cattral dijo una vez: “Lo que llevo es un reflejo de a dónde voy y cómo me siento. Si me siento bien, llevo cashmere y unos vaqueros, algo cómodo, suave y cálido”.

Todo el mundo parece estar obsesionado con el cashmere y lo cierto es que cuando lo pruebas, no hay marcha atrás. Esta codiciada lana proviene de la cabra cachemira, que a su vez vive en la región de Cachemira (Asia), dispersa en rebaños a lo largo de la cordillera del Himalaya. Y no toda la lana sirve, ya que el cashmere proviene concretamente de la lana del cuello y vientre del animal, por esa razón es un tejido tan escaso y valioso. El proceso de la recogida de la lana es estacional, solo se lleva a cabo en primavera, y es completamente artesanal, respetando la pureza del material. 


5 beneficios del cashmere

Se trata de una lana más fina y suave que la de oveja, y su calidad reside en su longitud: cuanto más largo sea el pelo, más ligero y cálido será el tejido que obtendremos de él. Las principales propiedades de la lana de cashmere son su suavidad y calidez, pero eso ya lo sabíamos, estamos aquí para contarte 5 beneficios del cashmere que probablemente no conocías. 

No pica.

Muchas veces cuando pensamos en la lana se nos vienen a la cabeza esas prendas incomodísimas que nos provocaban picores cuando éramos pequeños. Nada de eso ocurre con el cashmere, ya que su suavidad permite poder llevarlo directamente sobre la piel y que no solo resulte cómodo, sino también súper placentero.

Aislante.

El cashmere es 8 veces más aislante que la lana de oveja. Además, es termorregulador y deja que tu piel respire, lo que hace que puedas sacarle provecho más allá del invierno. 

Antibacteriano.

Al absorber la humedad en el interior de su propia fibra, el cashmere hace que disminuya considerablemente el ciclo de vida de ácaros y bacterias, lo que lo convierte en un tejido ideal para bebés y también para personas asmáticas o con reumatismo.

Resistencia eléctrica.

Por su capacidad de absorción, el cashmere no produce electricidad estática. Esto evita esa molesta sensación de que se electrice tu pelo cuando te pones y quitas tu prenda de lana. 

Longevidad.

Si la cuidas debidamente, no solo te durará toda la vida, sino que el tejido de cashmere se va volviendo más suave con la edad.

En ALTER MADE puedes encontrar productos confeccionados con cashmere 100%, cashmere reciclado, cashmere mezclado con lana… Nuestros proveedores nos proporcionan fibras de alta calidad para crear prendas suaves y favorecedoras.

Últimas stories
Wearable Wellbeing: La filosofía de ALTER MADE
ALTER MADE y slow life